28 may. 2010

1,2,3...


Difícil, muy difícil… extremadamente difícil poder expresarse de nuevo sin enredar la lengua, sin tener un norte al cual llegar, hoy hable una y mil tonteras y a fin de cuentas no dije nada, de verdad quería decir algo importante, pero nada coherente salio de mi.
Hoy no mucho tengo que decir, las cosas van bien y cuando van bien todo esta perfecto y nada es interesante, los días son divertidos y no hay tiempo para la monotonía, no hay tiempo para las penas, no hay tiempo para recordar, no hay tiempo para pensar.
Sigo pensando donde quedaron mis dudas sobre la vida, sobre el tiempo, sobre el amor. Ya no sé si no hay respuestas o si no hay preguntas, ¿Me he vuelto superficial? ¿Se ha apagado en mi esa llama de caballerosa pasión? ¿He visto el fondo de mi alma ya?. Son cosas en las que tengo que pensar, son preguntas que debo con urgencia responder o mi vida se vera llena de cosas pero bacía a la vez y caminare por el mundo sin dejar huella.
Dejaré un tiempo para esto, mirar el techo, simplemente mirar el techo, imaginar, soñar, cuestionarse y responderse.
Hace un tiempo dije “El tiempo se encargara de solucionar mi vida, sí o sí, cuando el tiempo llegue todo tendrá solución”. Y aquí estoy meses después casi sin ningún problema y con el alma en paz, los problemas que el tiempo no soluciono hicieron tantos estragos en mi cabeza hasta que de un “bang” todo estaba ya solucionado, las respuestas a mis mil preguntas llegaron con el olvido y junto a él se fue el ultimo recuerdo de esas manos de pianista.
La llama que encendió mis antiguas pasiones y mis inquisidores errores ya esta lejos de ser siquiera cenizas y ahora que el fuego se ha pagado puedo buscar entre las hojas que sobrevivieron las enseñanzas que me hacen quien soy ahora, el tiempo es capas de cambiar todo, un recuerdo, un sueño, una mujer, un error, pero hay algo que jamás será profanado, algo inmutable, el hecho de que yo seguiré siendo solo yo.

No hay comentarios.: