17 jun. 2009

El primero de miles

Sé que publicar esta entrada puede generar polémica si alguien lo lee hoy o en el futuro, pero sé también que nadie lee mi blog…
Unas cuantas entradas atrás apareció en mi vida una niña, más que una niña diría yo, ella es Alejandra, un nombre que esta grabado en mi corazón con inmenso cariño… Nuestra historia era perfecta, hermosa y llena de romance… pero todo lo bueno, o casi todo, tiene su fin… la relación se desgasto y como dicen “del amor al odio un solo paso”, yo no la odio, para nada, al contrario aun le guaro un inmenso cariño, pero simplemente deje de amarla… Pueden decir que tal vez nunca la ame de verdad, pero sí, la amé… simplemente los últimos problemas me superaron y me robaron el romance, la pasión y la inspiración…
El sábado pasado la historia termino…
Muchos pueden creer que estoy sufriendo, pero no, tengo miles de buenos recuerdos en mi mente…
El tema es el siguiente… yo no creo necesitarla, pero mi subconsciente, ¿la necesita?...
Hoy tuve mi primer sueño con ella después del fin… debo reconocer que antes no soñaba mucho con ella, ya que no tenia asuntos pendientes, ella no era un sueño, era real…
El sueño partía conmigo en la U, bajaba mucho, conocí a un tipo y me llevaba a su casa, caminábamos por distintos lugares, secos y con mucho sol… Ya en la casa de este sujeto, yo estaba con mucho calor y entraba al baño para refrescarme… de prontota al cerrar la puerta comencé a oír la canción “paisaje” de Franco Simone… y la vi… Alejandra estaba parada justo a mi lado… ella fumaba… yo, le pedí un poco… me dio y sentí una sensación muy extraña y poco agradable al sentir el filtro mojado dentro de mi boca… escupí… la canción aun sonaba por debajo… me pregunto que como estaba, no recuerdo si conteste… pero sus ojos decían “Bésame, hazlo que yo no lo haré” o “Creo que quieres besarme, tienes mi permiso”… pero yo la mire con otros ojos… y a trabes de ellos le dije “Ya no te deseo, no quiero besarte” … vi el dolor en sus ojos… en su cara… en su cuerpo… y luego un dolor se apodero de mi… una profunda melancolía…
Desperté un poco triste… pero ese fue el fin… yo sé o creo fielmente, que ella no esta sufriendo, que al igual que yo ya no esta enamorada de mi…
Ese fue mi sueño… esta es mi forma de desahogarme…

No hay comentarios.: