27 oct. 2011

Una historia con fin

No hable casi nada de esto en mi blog, no sé por qué pero no lo hice… Yo tuve otra polola, ella era Natalia… y como todo en este blog, esta nota va para nunca olvidar que tuvo un espacio en mi vida…
Duramos poco, casi dos meses, buenos casi dos meses, encontré en ella la oportunidad de volver a querer a alguien y de ser otra vez querido… No tengo mucho que contar, sus recuerdos los tengo pegados en el cuerpo y no es necesario plasmarlos aquí… pero de todos modos, hoy nuevamente estoy solo…
Otra vez soy un lobo que llora a la luna, solitario por siempre, el destino se la juega para asegurarse que este sin compañera…
En las guerras solo hay perdedores, nadie gana nada con una pelea y siempre depende del punto de vista de cada uno como justificar sus acciones… Pero ya dos veces he quedado con esas ganas de tener un juez cósmico que me diga “Hiciste bien tu parte”, ya dos veces he quedado con esa sensación de que todo de un momento a otro se derrumba por cosas sin sentido, que me provocan la circunstancias para tomar la decisión de que las cosas lleguen hasta cierto punto y no más…
Encadenado a una recurrencia, siempre es igual… (ellas dicen de mi) Soy lo máximo en el mundo, nada es mejor que yo, soy amoroso y tierno, simpático y risueño, nunca nadie las trato como yo, nunca nadie fue tanto para ellas como yo… y con el tiempo de la nada, de la total nada surge un problema y se desencadenan esos dramas que por mucho detesto, no me quieres, no me quieren, para que me enojo, me ahogo en un vaso de agua, yo soy el culpable…
Mi signo es así, doy si me dan… y no más…
Ahora tengo que ir a la universidad… en otro momento sigo llorándole a la luna.

No hay comentarios.: