20 may. 2012

La pregunta es la que nos mueve

Cómo podríamos ver la realidad si nunca nos preguntamos que es, donde está o si es esta. Cómo podríamos entender cosas que nunca nos hemos cuestionado. Cómo podríamos despertar del sueño profundo si no nos diéramos cuenta que estamos dormidos. ¿Cómo?

 Difícilmente podemos crear inquietud en las personas si ellas nunca antes se hubiesen cuestionado las misma cosa antes y más difícilmente nace esa inquietud en cada uno de nos, por lo que he podido ver que cada persona vive en un proceso, todos, yo, tu, el, todos… son procesos distintos, diferentes en forma y en nivel, pero cada cual vive en su propio cascaron que debe romper para poder seguir con otro. Cada persona ha de ser más fuerte que la situación, que el drama, que la circunstancia, a cada persona se le presentan pruebas que lo ponen al límite de sus capacidades, pero ninguna de estas pruebas es más fuerte que el individuo, Dios no pone caminos que no podamos recorrer… de todas formas el procesos será difícil y doloroso si no cambiamos de perspectiva y lo vemos del lado correcto, pero insisto, estamos hechos para superar cualquier desafío.

Alguien dice Ok, suponiendo que todo esto es así, que estamos en un constante proceso, en constante prueba y que luego de un cascaron viene otro… (piensa)… y si a eso agregamos el hecho de que cada prueba nos pone al límite y que la podemos superar… (piensa más)… eso quiere decir que vamos mejorando con cada prueba, ya que antes no podíamos con tal y tal pero ahora si… entonces… (y se hace una pregunta)… ¿hasta qué punto hemos de mejorar?

El punto es incierto y tal vez inexistente, tal vez siempre estaremos a prueba y aunque suene agobiante, terrible y cansador… eso también quiere decir que siempre podremos estar mejor, que con esfuerzo las cosas siempre se pueden lograr, que luego de un gran llanto viene una gran alegría para el corazón, que podemos ser buenos, que podemos ser como Él, que ahora no somos ni la sombre de lo que realmente podríamos ser, que todo lo bueno que creemos de nosotros mismo es una ilusión y que podemos mejor de forma verdadera…

Derrotando el egoísmo que mora dentro de nosotros, cambiando nuestras ganas de recibir por ganas de otorgar y otorgar, haciendo en lugar que querer hacer, poniendo en actividad esa luz que todos tenemos dentro, podemos comenzar a vivir el camino que nos lleva a realmente vivir la vida…

Y ¿Por qué? ¿Para qué?... ¿Por qué dar si puedo recibir?... Por qué… es la pregunta la que nos mueve… cuando nos hacemos la pregunta correcta, sabemos que la respuesta vale más que todo el oro y falsas promesas de este mundo…
¿Cuál es la pregunta?... eso depende de ti…


Rompamos el cascaron para poder ser lo que tenemos que ser… Para Ser

No hay comentarios.: